3 jun. 2017

Diario de diez lunas

DATOS DEL LIBRO

Título: Diario de diez lunas

Autor: Carmen Garijo

Editorial: Suma de letras

ISBN: 978-84-9129-052-0

Año de publicación: Febrero 2017

Género
: Negra - Domestic Noir

Número de páginas:
453

Sinopsis:

Elena es una ejecutiva triunfadora que está a punto de acceder al puesto de directora de cuentas en la importante empresa de Publicidad y Relaciones Públicas donde trabaja. Su embarazo trastoca todos sus planes y la lleva a cambiar el rumbo de una realidad que solo aparentemente tenía bajo control.




Imagen de la portada:






PUNTUACIÓN








RESEÑA

Carmen Garijo nos presenta una de las novelas catalogadas dentro del nuevo subgénero literario domestic noir, caracterizado por tener protagonistas reales que se ven involucrados en cuestiones poco ortodoxas y, por regla general, ilegales, pero que no cuentan con ayuda policíaca para resolverlas. Comprenderéis mi emoción al leer la sinopsis y esa preciosa portada que aún me tiene fascinada; menos, pues, se comprende que haya terminado por decepcionarme completamente.

Lo que más gracia me hace en este caso es que comenzó genial; el problema radicó cuando, a partir de la quinta luna, empezó a ser muy tedioso. Los capítulos se hacen más largos (ya que se estructura en diez capítulos, uno por cada luna… o sea… 450 páginas… 10 capítulos… y siendo los primeros de 27 páginas… Exacto).

Me enamoré de la forma que tenía la autora de narrar. Resultaba muy dinámico que intercale las idas de la protagonista al médico, que te cuente cómo es un embarazo desde cero y con tanto detalle, así como los informes, con ese lenguaje tan judicial. El bagaje de Garijo y su extenso vocabulario me resultaron fascinantes.

Por otra parte, el trato que se le da al acoso laboral y la discriminación hacia las mujeres en la época en la que se ambienta —1995/96— consiguió que estuviese, durante la primera semana de lectura, en mi top cinco como mejores novelas de este 2017. El problema no fue la temática, no fue la trama, sino la poca rentabilidad que la autora ha sacado teniendo tantas bazas y tantas formas distintas de contar la historia.

Los diálogos comenzaron a hacerse demasiado largos y, en mil ocasiones, los personajes no aportaban absolutamente nada a la trama, dándome la sensación de que el relleno primaba más que otra cosa. En este mismo orden, pero siendo un punto positivo para la novela, me resultó original que en las conversaciones telefónicas solo viésemos lo que Elena comentaba a la persona del otro lado de la línea. Son, como he comentado, diálogos enormes sin separar con párrafos (que igual hubiera ayudado), por lo que te juntabas con dos o tres páginas en las que veías un bloque único de conversación unilateral.

Las descripciones eran muy buenas en los primeros capítulos, daba mil detalles del lugar y podías verlos con mucha claridad; esta es la razón de que no entienda por qué deja de ocurrir eso conforme vamos avanzando. Es cierto que repite muchas localizaciones, pero también existen otras nuevas de las que apenas se dicen más que el nombre. ¿Qué ocurre con la gente que no haya visitado Madrid? ¿Debemos buscar en Google Imágenes los lugares que se leen? No creo que sea el objetivo de una novela. Tampoco pido unas descripciones exhaustivas, pero al menos darnos algo para tener una idea.

Centrándome en el personaje protagonista, he de decir que si la intención de la autora es que viéramos a una mujer insegura de sí misma, que no se quiere en absoluto y que se fia de la primera tontería que le dicen, chapó porque es justamente lo que ves; si este no era el caso… esa es la imagen que me ha quedado a mí de nuestra embarazada Elena. Me ha sacado de quicio muchísimas veces y he de agradecer a los autores que crean este tipo de personajes y que, a la vez, te muestran, dentro de la misma novela, otros completamente diferentes con los que puedes comparar y pensar «es genial que haya conseguido crearlos a cada uno con una personalidad completamente definida». El único problema es que Elena llega a afirmar haber cambiado después de todo lo que le ocurre y yo no vi ese cambio en absoluto: comenzó siendo una ingenua exasperante y lo seguirá siendo.

Por último, pero no menos importante, no puedo dejar de comentar final. Tranquilos, no haré ningún tipo de spoiler, pero he de decir que esto es lo que más me ha decepcionado del todo: la trama está muy bien, se le podía haber sacado más jugo, pero está genial; los personajes también; el tema del embarazo a veces se hace pesado, aunque es interesante, pero ese final… dista mucho de lo que me esperaba para una novela de este calibre. Una cosa es dejar un final abierto, que lo vería perfecto para el tipo de libro que estamos tratando, y otra muy diferente es que parezca que le han pegado un hachazo y se han quitado de en medio treinta o cuarenta páginas más que ya, por una cosa o por otra, no existen. Insulso y carente de sentido creo que son los adjetivos que mejor lo definen.

En fin, poco más que añadir. Es una novela con una gran trama, que me ha hecho tener escalofríos en algunos puntos, pero que no ha dejado de parecerme muy tediosa de leer y que ha terminado pareciéndome más un manual sobre la historia de las pequeñas mafias españolas de los noventa que una domestic noir sobre una mujer cuyo mundo se desmorona al descubrir que su vida no era como ella pensaba.





Lo mejor de la novela: El dinamismo y lo real del tema. Ha cogido algo muy candente tanto en los noventa como en la actualidad en el panorama español, y le ha dado un giro de tuerca mostrándolo desde el punto de vista de alguien ajeno e ingenuo.

Lo peor de la novela: Lo tediosa que se hace a partir de la quinta luna, aproximadamente. Me ha faltado esa chispa que me hiciera seguir teniendo ganas de leerla. Y el final, para mí, lo peor de todo.

10 comentarios:

  1. La portada es preciosa, pero la sinopsis no me hacía mucho tilín y acabé descartando leer la novela. Creo que tu punto negativo acaba de convencerme del todo. Un saludo desde Las historias de Sartre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya de por sí la sinopsis no te llamó, hiciste bien en no escogerla. Me alegra poder ayudar a decidiros :)
      ¡Gracias por tu comentario y un saludo!

      Eliminar
  2. Te juro que al principio habría adorado leer este libro porque la portada me pareció de lo más elegante. Si no hubiera sido por tu blog, no hubiera conocido el libro, y, además, si no hubiera sido por tu opinión sobre el libro, hubiera seguido deseando leerlo, hahah. ¡Gracias por compartir tu opinión!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya servido para decidirte. De todas formas, no te guíes del todo por mi opinión porque habrá gente a la que sí le guste y tenga sus razones. Igual eres una de ellas :D
      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  3. Uf, no puedo con los libros así. Sinceramente prefiero leer un libro que se me haga pesado desde el principio pero que por algún motivo y otro sepa que me va a gustar aún así, por la ambientación o la trama aunque sea lento, pero eso de que vaya bien y de pronto decaiga... No no jajaja y qué pena, porque lo que decías pintaba muy bien, pero sinceramente no creo que lo lea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual, precisamente por eso imagina mi enorme decepción... Una auténtica pena, sinceramente. Sobre todo porque sí, pintaba genial jajajaja
      ¡Muchas gracias por tu comentario, guapísima!

      Eliminar
  4. ¡Hola! Me parece interesante la premisa, pero si como dices, se hace tan pesado... me desanima un poco. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa!
      Siempre puedes darle una oportunidad y juzgar por ti misma. Igual a mí me parece muy lento y luego a ti no te lo parece tanto :D
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  5. ¡Hola compi!
    Perdón por la tardanza pero ya estoy por aquí :D ¿Domestic noir? ¿Eso se come? Me acabas de descubrir un nuevo género literario -no tenía ni idea, aunque si está un poco relacionado con novela negra pues es normal porque yo de eso ni papa-. Madre mía, menudos capitulazos. Yo no entiendo que en novelas largas hagan tan pocos capítulos porque la lectura se hace eteeeeerna. El lector necesita pequeñas pausas, aunque no vaya a dejar de leer en ese momento xD Me has asustado muchísimo con los diálogos infinitos o.o En fin, lo que saco de tu reseña es que la novela ha ido en decadencia con cada página y que pintaba muy bien pero que se te ha quedado un poco chof :'( Jo, es una pena cuando vas con expectativas y te las chafan por completo. Espero que tu próxima lectura sea mejor :D
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Compi!
      De perdón nada, que yo también llevo atraso con los comentarios jajajaja Es un placer tenerte por aquí.
      El Domestic Noir es un subgénero de la novela negra, así que es lógico que no lo conozcas, tanto por eso como porque es algo bastante novedoso junto al Grip Lit, que es el subgénero que he manejado yo personalmente. De todas formas, aunque no te guste la novela negra, es algo que te recomiendo porque suelen ser un poco más "light" que las negras en sí.
      En cuanto a lo otro... sí, es una auténtica pena y me da mucha rabia, porque tengo la sensación de que he perdido el tiempo, aunque la narración sea buena. Es como cuando ves una película y al final piensas "vale, pero... ¿y?". Frustrante es la palabra adecuada.
      Por suerte la siguiente lectura ha sido mucho mejor y en la que estoy ahora está resultando una delicia, así que no todo es malo esta semana jajajaja
      ¡Un beso enorme, guapísima!

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)